Murcia

Intervención Arqueológica

Fuente:
Comentar

VILLA ROMANA DE VENTA ALEDO
(ALHAMA DE MURCIA)



Los trabajos arqueológicos que se han realizado en el desdoblamiento de la MU-603 entre MU-602 y autovía de Mazarrón vienen justificados por la legislación de Evaluación de Impacto Ambiental, la Ley 16/1985, de Patrimonio Histórico Español y la reciente Ley 4/2007 de Patrimonio Cultural de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia.

En este sentido, la Dirección General de Cultura, como organismo competente en materia de Patrimonio Histórico en la Región de Murcia, es la que establece las medidas que aseguren la protección de nuestro Patrimonio Histórico y, con estas consideraciones, se están llevando a cabo, actualmente, en el término municipal de Alhama de Murcia diversas actuaciones arqueológicas y de restauración en el Cerro del Castillo, la Iglesia de San Lázaro y el próximo campo de trabajo internacional del Cerro de las Paleras, junto a este importante yacimiento de la Venta Aledo.

Esta villa romana, en la pedanía de Las Cañadas, se halla catalogada dentro de la Carta Arqueológica de la Región de Murcia, y dentro del Plan General Municipal de Yacimientos arqueológicos, viéndose afectado por las obras del trazado de la nueva autovía, que incluía un desdoblamiento de la actual carretera MU-603,. Por este motivo, la Dirección General de Carreteras encargó a Arqueotec la realización de un proyecto de intervención arqueológica que ha sido supervisado y aprobado por la Dirección General de Cultura, con la colaboración del Ayuntamiento de Alhama y financiado por la Dirección General de Carreteras.

La catalogación del yacimiento se había realizado por las evidencias arqueológicas superficiales, pero se desconocía su localización exacta, su extensión, sus características culturales y su estado de conservación. Por esta razón, la intervención ha estado orientada a resolver estas cuestiones relacionadas con la investigación arqueológica y, de esta forma, evaluar el grado de afección de las obras, para estudiar el interés del mismo y garantizar la conservación del yacimiento.

En primer lugar se realizaron un total de 43 sondeos que cubrieron una superficie de 400 m de longitud por 20 m de anchura. Estos sondeos permitieron la localización del yacimiento y, a partir de este momento, se programó una excavación sistemática en área abierta con una superficie de unos 440 m2 .

Los restos arqueológicos documentados corresponden a parte de una villa rural romana de época altoimperial (siglo II) que, tras su abandono, fue reocupada de forma puntual en algunos sectores en época tardía (siglo V). A este último momento corresponde el hallazgo de dos enterramientos.

Estas villae, grandes casas de campo, cuyos ricos propietarios acudirían regularmente a las instalaciones termales. se estructuraban, generalmente, en una zona considerada como noble o del propietario, pars urbana, y otra parte, donde reside el servicio y personal destinado al trabajo de la tierra, pars rustica. Se ubican siguiendo un patrón de asentamiento similar, como centro de importantes explotaciones agrícolas de cereal y cultivo de huerta, edificadas a una distancia equidistante para un buen aprovechamiento de los recursos del territorio o ager. Ejemplos de ello son las de Casa del Malo, Casas de Guirao, de Martín Rodríguez, etc. situadas en torno a la importante vía de comunicación del valle, que, junto a la cercanía a la gran capital Cartagena y la proximidad a las termas romanas de Alhama resultaba un lugar idóneo para vivir, elegido por los distintos pobladores a lo largo de la historia.

LA VILLA DE LA VENTA ALEDO

La villa de Venta Aledo, objeto de la excavación, presentaba su fachada principal al sur, y se organiza entorno a un gran patio central (atrium), con diversas estancias o habitaciones que se abren al mismo. En el ala Este se han documentado hasta un total de 6, aunque solo 4 presentan umbrales de acceso al patio, los cuales presentan unas ranuras a modo de quicio para una puerta de dos hojas y, posiblemente, se distribuirían las mismas en el ala Oeste, pero solo se han conservado 3. Son de gran interés los derrumbes de tejados sobre los pavimentos de las habitaciones, en los cuales se han hallado una gran cantidad de la clásica teja romana (tégulas, de forma rectangular de 45 x 60) y otra teja semicilíndrica (imbrex), que cubría la unión de las tegulae. El acceso a la casa se realizaba a través de un vestíbulo que comunicaba directamente con el patio, mientras que ambos lados del vestíbulo se disponen otras dos habitaciones. Posiblemente, la fachada principal localizada al sur presentaría un alero decorado con molduras de arcilla, de las cuales se han recuperado numerosos ejemplares.

Los muros de la casa se han realizado con fábrica de mampostería bien escuadrada y los pavimentos son en su mayor parte de opus signinum, (argamasa de cal, ladrillo y teja machacada y arena similar al utilizado en las Termas Romanas de Alhama), aunque también existen otros de tierra compactada. Algunas de las paredes de las habitaciones seguramente estuvieron revestidas con estucos pintados, dado el hallazgo de algunos fragmentos.

Los materiales arqueológicos registrados durante la excavación corresponden a la vajilla de mesa, terra sigillata sudgálica y africanas, además de cerámica común, de cocina y ánforas. También se han documentado algunos recipientes de vidrio y objetos metálicos (clavos, puntas de lanza, hojas de cuchillo, agujas y algún elemento metálico de tocador).

Intervención Arqueológica, Foto 1
Intervención Arqueológica, Foto 2
Intervención Arqueológica, Foto 3
Intervención Arqueológica, Foto 4
Intervención Arqueológica, Foto 5
Intervención Arqueológica, Foto 6
Intervención Arqueológica, Foto 7
Intervención Arqueológica, Foto 8
Intervención Arqueológica, Foto 9

Galería de imágenes

Comenta esta noticia en Facebook

Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar la navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información